domingo, 31 de enero de 2010

Gansa hecha conchiiiia


Nunca pude descifrar en mi vida si me deprimo cuando me siento mal y el cuerpo no me responde, o me siento mal porque en realidad estoy un poco deprimida o estresada o lo que sea. Pero lo cierto es que llego a un punto donde me siento que literalmente me chiiiiuparon toda la energía, el ánimo y el buen humor con una manguera y me urge una transfusión de bonna onngi al por mayor. Lo que igual encuentro realmente llamativo es que aunque me este semi muriendo y me arrastre por la caza como una lombriz sin fuerzas y vaya de la cama al living al mejor estilo Charly, igual tengo como un piloto automático que sigue y no puede parar de hacer cuuuusas totalmente innecesarias como seguir embalando y armando cajas. Lo peor del caso es que solo puedo parar cuando veo que es my probable que me desmaye o si tengo que salir corriendo al baño, y después de eso me tiro en la cama a mirar un punto fijo y pensar si sobreviviré, si en algún momento voy a volver a ser una persona normal que le da la orden al brazo que se levante y el brazo obedece ejectado y lleno de energía. Bueno no se igual hay que tener en cuenta que soy un ser exagerado por naturaleza y que paso de lo negro al blanco en muy poco rato y por suerte tengo un fabuloso poder de recuperación que esperemos se active en breves por mi bien y el de todos los que me conocen. XoXo LG.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada