domingo, 24 de enero de 2010

Gansas en tratamiento


Las gansas somos siempre carne de cañón cuando de un tratamiento de belleza se trata. Si te hablan de una crema de un producto nuevo de lo que sea y sos bien gansa, probablemente salgas corriendo a gastar una importante cantidad de dinero por el solo afán de probar cuanta penada sale al mercado. Yo que obviamente soy de queen goose estoy justamente en este momento padeciendo las consecuencias de mi clásica voracidad por tratamientos recomendados, y me encuentro en pleno verano con todo mi cuerpo divinamente quemado pero una carita que no solo no acompaña si no que parece la de andrea del boca después de un día de en el caribe sin protección con la jeta blanca nácar transformada en un autentico culo de mandril. Eso no es todo, la cara me tira como si fuera un cuero viejo y seco que se esta por quebrar y me arde como si me hubieran puesto un acido, que obviamente debe ser lo que me estoy poniendo, y uno bien heavy! Reconozco que la piel se me esta emparejando toda como por arte de magia pero el precio que estoy pagando es una cosa de locos. Si logro superar esta situación y puedo volver a asomar el hocico a la calle y y no quedo de por vida condenada a salir con careta y que terminen haciendo el film de mi vida" La gansa de la mascara de hierro", les paso el dato para que las prueben a ver que onda.. ojo! esta mejorando con Dr selby o cualquier cosa para culos paspados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada